*[Mis curiosos]*

¡¡Vivan las caenas!!

-

Tras su “secuestro” en Bayona por Napoleón, al que siguió la Guerra de la Independencia que enfrentó a españoles contra franceses, Fernando VII regresó triunfante -a pesar de no haber hecho nada por su país durante estos años tan difíciles- a España en 1814, entre los vítores de un pueblo que ansiaba que le volviese a gobernar. Una muestra de este entusiasmo popular se dio cuando el carruaje del rey, pasando por varias ciudades españolas, fue despojado de los caballos que de él tiraban. En su lugar se colocaron varios hombres que, como si de bestias de carga se tratara, hacían rodar el majestuoso carro real. Su esfuerzo iba acompañado del grito “¡vivan las caenas!” (cadenas), lo que simbolizaba una evidente alegría de volver a encontrarse gobernados por un rey absolutista que restaurara los valores de un Antiguo Régimen que era difícil de separar de la mentalidad popular.


Días antes, el monarca había recibido el MANIFIESTO DE LOS PERSAS, un documento que le convenció, finalmente, de restaurar su política absolutista, dejando de lado todos los avances liberales que se hicieron con la Constitución de Cádiz. Finalizaba una turbulenta etapa marcada por costosos avances, y se iniciaba otra donde el liberalismo, que pugnaba con el absolutismo, tuvo breves periodos de victoria, que cristalizarían en un triunfo final con la muerte de Fernando VII.

-

Imagen: Recreación del paso de Fernando VII por una de las ciudades españolas donde varios hombres se colocaron como "dirigentes" del carro que lo llevaba

-

Fuentes:

*GARCÍA CORTÁZAR, F, ¡Vivan las caenas! 1815-1824 [Documental: en la colección MEMORIA DE ESPAÑA].

-

11 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Ay, cómo iban a lamentar haber gritado aquel "vivan las caenas"!
Y antes de que pasara mucho tiempo.
Cadenas les dio, ya que cadenas pedían.

Feliz tarde, madame

Bisous

C.G. Aparicio dijo...

Es complejo entender la mentalidad de la época desde nuestra perspectiva actual y hay cosas que, quizás, nos cueste mucho comprender.
Siempre asociamos el liberalismo con la petición de completas libertades para TODO el pueblo, frente al aberrante absolutismo, cuando lo cierto es que esos grupos que ensalzaban la palabra LIBERALISMO, no eran más que nobles y burgueses que miraban sólo por sus propios intereses. El pueblo llano les importaba bien poco. No será hasta la llegada de las corrientes demócratas, en la década de los `60 de ese siglo cuando se comience a pensar en el pueblo como tal.

Cadenas pedían, pero quienes las pedían tenían razones para hacerlo. Las políticas liberales, en su mayoría, no hicieron más que empeorar su situación, como más tarde se demostró.

Complejo paranorama este de analizar siglos pasados ¿cierto, madame? En fin, esperemos que nosotros no nos veamos en situaciones parecidas donde gritar ¡vivan las caenas! sea nuestra mejor salida

Gracias por tu comentario, y feliz tarde para ti también.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Así fue, en un exceso de soberbia, se dejo arrastrar por doce jóvenes, mientras el gentío le aclamaba. Todavía era el deseado, antes de convertirse en un indeseable. Un saludo.

Carolina dijo...

Hola CG!
Interesante este episodio de pedido de "caenas".
Fernando VII tiene fama de feroz represor, pero: quien pedia cadenas, el pueblo comun o los mas favorecidos? hmmm creo que ya imagino la respuesta...
Saludos, desde una lluviosa tarde en Buenos Aires.

C.G. Aparicio dijo...

@ desdelaterraza:

Y tan DESEADO... no es de extrañar que pasara a ser recordado con ese apodo a la posteridad, lo que no deja de ser curioso, ya que estamos hablando de uno de los monarcas más nefastos de la Historia de España.

Un saludo, y gracias por tu comentario.

C.G. Aparicio dijo...

@ Carolina:

Me alegra que te haya gustado el post.

En cuanto a quienes eran los que pedían esas famosas "caenas", es curioso pero como explico en un comentario más arriba, es el pueblo llano quien es el que se lanza a pedir su regreso. De ahí que, incluso, se le pasara a conocer como "FERNANDO VII, EL DESEADO".
Si esas personas hubiesen sabido que su rey realmente no estaba secuestrado, sino que les estaba vendiendo al mejor postor, y que el invasor, realmente no lo era ya que tenía el consentimieno del monarca español... todo hubiera sido diferente.

Gracias por tu comentario y un saludo desde una apacible noche en Madrid, :D

Carolina dijo...

Me quedo clarisimo.
Muchas gracias, y buenas noches.

Julia dijo...

Estupendo post para recordar a uno de los peores monarcas que ha tenido España, traidor, cobarde y absolutista.
Un saludo

HansHelm dijo...

La verdad es que no sabía de dónde venía esta expresión.

Por cierto que tu comentario (el primero de este post) es muy acertado, podría formar parte de la entrada.

C.G. Aparicio dijo...

@ Julia

Encantada con que te guste esta entrada, amiga.
Tienes toda la razón, Fernando VII fue uno de los peores reyes que ha tenido España. Cuesta mucho aceptar acciones como este "¡vivan las caenas!" partiendo de nuestra mentalidad actual.

Un saludo, y gracias por tu comentario.

C.G. Aparicio dijo...

@ HansHelm

Me alegra que te haya gustado el post.

En cuanto a mi primer comentario, al que te refieres, es la clave para entender la mentalidad de la época, algo que casi siempre solemos pasar por alto al quedarnos sólo con la narración de guerras, pronuncimientos, tratados... olvidando lo verdaderamente importante, el fondo de todas estas cuestiones.

Gracias por tu comentario.

Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...