*[Mis curiosos]*

El ramo de novia

-
Tan acostumbrados estamos cuando acudimos a un enlace nupcial de ver a la novia radiante, de blanco, champán o marfil, con un bonito tocado acompañado de un largo velo y sus mejores joyas adornando su cuerpo que puede suceder que en lo que menos nos fijemos sea en el ramo de flores que le acompaña. Sin embargo, un detalle como éste que nos puede parecer de poca importancia tiene una larga historia tras de sí.
 
-
La tradición, se remonta al Antiguo Egipto, donde las novias solían ir acompañadas de un conjunto de hierbas de intenso aroma e, incluso, con ajos, que no tenían otro objetivo que el de ahuyentar a los malos espíritus que pudieran poner zancadillas a su futura felicidad. La tradición grecolatina siguió conservándolo, aunque la planta estrella pasó a ser la hiedra, símbolo de fidelidad. Poco a poco, las coloridas flores fueron sustituyendo a las anodinas plantas de tonos verdosos. Curiosamente, debemos agradecer a los caballeros cruzados -¡¡quién lo diría!!- el que esta costumbre se afianzara en Europa y es que, al parecer, luchando contra sus temibles enemigos sarracenos, pudieron observar cómo las mujeres, cuando se casaban, confeccionaban de manera cuidadosa pequeños ramos de azahar para portarlos en su gran día. Tanto les gustó que decidieron copiar la idea y llevársela a sus territorios.
-
Las razones, si tenemos en cuenta lo hábitos de esos años, parecen lógicas y es que la higiene y sobre todo ese baño diario al que ahora estamos tan acostumbrados, tenía, en la Edad Media, para médicos e incluso para la Iglesia, un significado fatal: mientras que los primeros lo consideraban culpable de la propagación de enfermedades, la segunda no dudaba en considerarlo un ritual que debería ser penado. Sólo un baño anual parecía ser salvado de la "condena" y éste tenía lugar al comienzo de la primavera, hacia el mes de mayo. Por esto, no es extraño que los contrayentes aprovecharan esta circunstancia, así como también el buen tiempo que acompañaba para elegir tanto este mes como junio como fechas idóneas para contraer matrimonio. Aún así, el calor, que ya hacía acto de presencia, no podía evitar los malos olores que el sudor provocaba sin hacer distinción entre caballeros y señoritas. Fue por ello por lo que se vio como una perfecta idea el que la novia, en su día especial, portara un ramo de olorosas hierbas aromáticas y algunas que otras flores que, además de hacerla lucir bella, desprendieran una agradable fragancia que alegrase a los invitados de la celebración.
La reina Victoria I de Reino Unido, en su enlace con el príncipe Alberto, en 1840, asentó definitivamente la costumbre de usar flores en vez de hierbas y otras plantas en el ramo de novia.

La Princesa Diana de Gales,
con un enorme ramo de novia
A partir de ahí, un largo abanico de diseños fue marcando cada época, desde enormes ramos que incluso llegaban al suelo, hasta otros más pequeños y coquetos que son los que gozan de más popularidad en nuestros días, y que sólo se diferencian por la propuesta floral elegida que, además de adornar, aporta un significado esencial.
-
Por otra parte, tradición que aún se sigue conservando de lanzarlo entre los invitados también tiene un curioso origen. En la Francia del s.XIV, se consideraba que quitar la liga a la novia era recompensado con un derroche de buena suerte y esto provocaba que en los enlaces se lanzaran hacia ella para conseguir tan preciado tesoro, surgiendo, entonces, situaciones poco decorosas, por lo que esta carrera de fondo persiguiendo a la protagonista del día fue sustituida por un lanzamiento que la propia novia hacía de su liga entre todos sus familiares y amigos. Más tarde, el objeto lanzado cambió y, en vez de liga, lo que se arrojaba era el ramo de flores, siendo la afortunada persona que lo capturara la siguiente candidata para contraer matrimonio.
-
FUENTES:
*JavierBerenguer.es
*InfoFlor.es

-Fotos: ThePrettyBlog.com

28 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

El ramillete de flores salvajes con buenas aromas para las segundas nupcias no estaría mal volver a ellas.
Un abrazo

Cayetano dijo...

Curioso origen de algo tan corriente y usual hoy.
Cuando se invente el jabón y el lavarse no se considere pecado ya se podrá casar uno en el mes que quiera.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

No tenía ni idea que el ramo de flores naciese en Egipto, pero me entero ahora y me gusta saberlo; un gran estudio, Coral. Saludos.

Manuel López Paz dijo...

He aprendido que el rammo de flores viene de egipto...Me acuesto con algo nuevo.

gran trabajo

Saludos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Yo tampoco sabía que viniera de Egipto esa costumbre.
También viene de lejos otra muy arraigada como es arrojar a los novios puñados de arroz, como deseo de fertilidad en el matrimonio.
Un abrazo, Coral.

Coral dijo...

@ Mari-Pi-R:

No estaría mal, amiga...

Un abrazo!

Coral dijo...

@ Cayetano:

Y así pasa ahora, que hay enlaces incluso con tiempo invernal. La culpa se la echamos al jabón, ¿¿no?? jajajaja!!

Un saludo!

Coral dijo...

@ Paco Hidalgo:

Me alegra que hayas aprendido una nueva cosa, Paco. La verdad es estudiando sobre ello, a mí también me sorprendieron muchos detalles, como la intervención de los cruzados en este asunto: gentes que consideramos rudas, hasta cierto punto, y que se preocuparon de generalizar esta costumbre por los territorios de lo que hoy consideramos Europa.

Un abrazo!

Coral dijo...

@ Manuel:

"No te acostarás sin saber una cosa más", dicen... y que bueno es que eso sea así, ¿¿verdad amigo??

Un saludo!

Coral dijo...

@ desdelaterraza:

Buena razón tienes. En la Antigüedad tenían esa costumbre, pero lo que arrojaban a los recién casados era trigo e incluso nueces...pobres novios...

Un abrazo!

Melodi y su sapiencia dijo...

Hola, muy buenas noches, ¿cómo se presenta la semana? Espero que genial, al igual que tu bello e interesante blog. Me ha gustado mucho esta entrada y algunas de las anteriores (las que he tenido tiempo de ver, claro), ¡muy buen blog! Ya tienes una seguidora más. Te deseo mucha suerte y espero que pronto subas una nueva entrada con la que nos vuelvas a sorprender. ¡Enhorabuena!

Ahora, me gustaría invitarte a mi blog especializado en la saga TOMB RAIDER. Si te gusta el mundo de Lara Croft (videojuegos, películas, modelos, cómics, wallpapers), la primera protagonista femenina cibernética, este es tu espacio. Ponte al día con las últimas noticias. Infórmate de sus últimas horas.
!TOMB RAIDER EVOLUTION!
http://tombraidermania.blogspot.com.es/

Un gran abrazo desde Málaga, y siento mucho autocitarme pero es la única manera que tengo para darme a conocer.

profedegriego dijo...

Querida Coral, tu interesante entrada demuestra que detrás de cada sencillo acto de la vida diaria se esconde una curiosa explicación. Desconocía lo de la hiedra en el mundo grecolatino; nunca había encontrado referencia a que aquellas novias llevasen ramo, aunque sí a los adornos de guirnaldas de hojas de olivo y laurel en casa de la novia griega y a una corona de mirto sobre la cabeza de su futuro suegro en el momento de la entrada de la ya esposa en la casa del marido.
En el mundo romano tenía constancia de adornos de guirnaldas y flores en casa de la novia desde la mañana del día de la boda; y asimismo en el poema 61 de Catulo, vv.6-10, se dice: "Cinge tempora floribus/ suave olentis amaraci/flammeum cape, laetus huc/ huc veni niveo gerens/ luteum pede soccum", comparando al dios de las bodas, Himeneo, con una novia presta a la ceremonia: 'Ciñe tus sienes con las flores de la aromática mejorana, coge el velo del color de la llama y, alegre, ven aquí, calzando en el níveo pie el zueco anaranjado'.
Y me resultó muy revelador lo de los cruzados; yo también los tenía por más rudos y poco delicados.
Gracias por una entrada tan bonita, querida amiga.
Mil bicos.

Katy Sánchez dijo...

Una bonita historia. Yo si que me fijo en los ramos y les hago fotos:-)
Creo que es porque me gustan las flores.
De la historia no sabía nada. Bueno saberlo.
Bss

Coral dijo...

@ Melodi:

Me alegra muchísimo que te haya gustado el blog, Melodi.

Ahora mismo me paso a ver el tuyo, que seguro que también es muy interesante.

Un saludo!

Coral dijo...

@ profedegriego:

Amiga profe, al igual que a tí, a mi también me llamó mucho la atención ese dato de la hiedra en el mundo grecolatino, al estar investigando sobre los orígenes del ramo de novia. Yo también había oído de otras plantas como las que bien citas.

En cuanto a los cruzados, dato interesante donde los haya ¿verdad?

Muchas gracias, una vez más, por tus comentarios de los que siempre podemos sacar algún dato más, con esa completa información que nos ofreces.

Un abrazo!

Coral dijo...

@ Katy:

Pues ahora cada vez que veas uno, sabrás la larga historia que tienen tras de sí. Me alegra que hayas aprendido algo nuevo, amiga.

Un abrazo!

Negrevernis dijo...

Muy interesante. No conocía la historia. Lo paso por las redes sociales.
Un saludo.

RETABLO dijo...

Es de gran interés su escrito. Muchas de estas tradiciones son, en efecto, de antiguo origen y de diversa interpretación.

Saludos.

Coral dijo...

@ Negrevernis:

Me alegra que hayas aprendido algo nuevo, amiga.

Un saludo!

Coral dijo...

@ Retablo:

Efectivamente, muchas veces pasamos por alto el origen de cosas que nos parecen tan cotidianas que ni las prestamos atención.

Un saludo, y gracias por su comentario.

CarmenBéjar dijo...

Desde luego era muy ingeniosa la idea de implantar el ramo de flores y las bodas en junio por cuestiones odoríferas, aunque me temo que el mal olor lo llevaban puesto a todas horas, con o sin boda... En Egipto los ramos de ajos por lo menos servían para ahuyentar a los espíritus (poco estético, por otro lado). Por cierto, ¿será por eso que a los vampiros se les espanta con ellos?
Un saludo

La Dame Masquée dijo...

Menos mal que se les ocurrió cambiar la liga por las flores, madame! Por dios, qué sofoco para la pobre novia, jiji. Lo de las flores parece más inofensivo.

Buenas noches

Bisous

Braulio dijo...

Gracias por este blog tan interesante.
La historia de la vendedora de pescado y su canción me han encantado
Felicitaciones

Coral dijo...

@ CarmenBéjar:

Pues sí, Carmen, yo también creo que el ramo poco podía disimular no inevitable. Y lo del ramo de ajos, a mí también me resulta una mezcla muuuuuy extraña.

Un saludo, amiga, y gracias por tu comentario.

Coral dijo...

@ La Dame Masquée:

Cierto, madame, no llego a imaginar tan pintoresca escena de la pobre novia huyendo de sus exaltados invitados.

Un saludo madame, y buenas noches para usted también.

Coral dijo...

@ Braulio:

Me alegra que te haya gustado el blog, Braulio. Aquí le tienes para pasar a visitarlo cuando gustes ¡¡bienvenido!!

Uriel dijo...

Muy bueno es tenerte de vuelta por aquí, Coral. Curiosa historia la que nos traes, interesante y muy antiguo origen el de esta costumbre tan común en nuestros días.
Un Saludo.
Uriel

Coral dijo...

Gracias, Uriel. Me alegro que te haya gustado la entrada.

Un saludo!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...